martes, 24 de febrero de 2015

¿Por qué las empresas rechazan a los jóvenes recién egresados?

Para entrar a un proceso de selección de personal, es ineludible contar con un currículum vitae; sin embargo, para un joven recién egresado es difícil elaborar uno ya que por lo general su experiencia es prácticamente nula, por lo que puede resultarles complicado conseguir trabajo.
Esta etapa, donde los jóvenes intentan integrarse al mercado laboral, es conocida como la crisis del recién egresado, ya que la falta de experiencia laboral los excluye de los procesos de selección, que suelen buscar personas con un poco más de experiencia. 
Frente a este panorama, es importante no obsesionarse con una sola opción, recuerda que tu prioridad en esta etapa es tener un ingreso mensual y adquirir experiencia. Todo esto suma puntos para el momento en que tengas esa ansiada entrevista y sin duda serás un candidato mucho más atractivo si no tienes largos lapsos de tiempo sin trabajo.
Aunque la realidad pueda parecer desalentadora, recuerda que la gran mayoría de los profesionales comenzaron de la misma manera. La clave está en saber venderse, trabajar en tu red de contactos desde los primeros ciclos y darte a conocer como un profesional atractivo para la empresa.
¿Por qué las empresas rechazan a los jóvenes?
Un estudio del Centro de Investigación para el Desarrollo, A.C. (CIDAC) de México entrevistó a personal de recursos humanos de 481 empresas de todo el país y los resultados arrojaron que las principales razones por las que las empresas rechazan a los jóvenes son las siguientes:
• Falta de experiencia laboral
• No se sabe vender
• Bajos niveles de escolaridad
• Aspiraciones salariales muy altas
• Falta de habilidades sociales
• Falta de conocimientos técnicos específicos
• Mala imagen
• Falta de cultura general
• Pobre adaptación al trabajo
• Irresponsabilidad
¿Qué hacer para tener más opciones de conseguir trabajo rápidamente al egresar?
Trabajos de verano o voluntariados: aquellos jóvenes que hayan participado en trabajos de verano o voluntariados, sin duda, tienen experiencias, competencias y habilidades que otros no, por ende, tendrán más posibilidades de encontrar más rápido un empleo. Identifica las destrezas, competencias y habilidades que conseguiste con estos trabajos y agrégalas a la hoja de vida.
• Identifica los logros pasados: no contar con experiencia laboral no es excusa para no armar una hoja de vida. Enfócate en los logros escolares que alcanzaste. Esto, de todas maneras te sumará varios puntos.
Los cursos, talleres y charlas también suman: repasa los cursos, talleres y charlas a las que asististe y puedan mejorar tu perfil profesional. Indudablemente, contribuyen a adquirir algún conocimiento importante que tenga relación con tus aspiraciones.