miércoles, 8 de abril de 2015

5 videojuegos que ya es hora de aceptar están sobrevalorados

#5 Minecraft

Sin dudas es uno de los juegos más populares de los últimos años. Y si vamos a los números, es difícil argumentar en su contra...
Sin embargo, "como juego" no es nada del otro mundo, y basa mucho de su peso en la respuesta de videos let's play colgados en YouTube, y en las posibilidades de construcción que ofrece. Básicamente, lo mismo que ocurre con The Sims.

#4 Angry Birds

Un popular juego para móviles, que dista mucho del paladar de los jugadores más hardcore. Si hablamos de juegos repetitivos, probablemente Angry Birds aparezca en la conversación, con una mecánica copiada hasta el hartazgo que intenta disimularse con niveles temáticos.
En realidad, no es nada que no se haya visto en juegos Flash mucho menos conocidos.

#3 Halo

Tal vez podamos coincidir en que Halo ha ofrecido alguna que otra buena historia, agregando algunos aspectos interesantes al género shooter. De todas maneras, es una franquicia que se ha ido quemando con el paso de los años, y ni siquiera el Master Chief ha sido capaz de levantar la saga en sus últimas etapas. ¿Hasta cuándo podrán seguir exprimiendo este título? Veremos...

#2 Call of Duty

Sin dudas, uno de los juegos más sobrevalorados es la saga Call of Duty, que también ha ido intentando maquillar con su mejora en gráficos la repetición constante de la misma fórmula.
Un juego donde si bien es interesante el modo multijugador, la campaña parece una simple decoración llena de clichés y frases hechas, pero que no se corresponde con toda la fama que gira en torno al juego.

#1 Destiny

Una de las últimas sensaciones millonarias en la industria de los videojuegos, Destiny nos mantuvo en vilo varios meses hasta su salida. Muy a mi pesar, el juego sigue sin lograr cumplir las expectativas generadas y para peor, se torna cada vez menos original con el paso del tiempo.
Aquello que se presentaba como la gran sensación de la década, y a pesar de haber sido un éxito en ventas (gracias al famoso "hype"), hoy parece diluirse para terminar siendo uno más del montón.