domingo, 22 de noviembre de 2015

Cinco errores que no debes cometer en tu negocio

Cuatro de cada 10 negocios quiebran por problemas de administración, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), por ello es importante tomar en cuenta que la educación financiera es el primer aliado para ahuyentar al fracaso de tu negocio.
Según Mastercard, compañía de medios de pago a nivel global, para que las finanzas de tu negocio mejoren debes evitar cometer cinco errores que suelen ser muy comunes:

1. No separar las finanzas del negocio de las tuyas.

¿Haces las compras del mercado con lo ganado en tu negocio o si generas un ingreso todo lo inviertes en tu negocio? Muchos emprendedores tienen mezcladas las cuentas del negocio con las de la casa y eso además de llevar a gran confusión complica ver si realmente el negocio está generando o no. Una forma de facilitarlo es tener cuentas bancarias separadas. Esto te ayudará a diferenciar los recursos y tener una mejor administración.

2. No asignarte un sueldo.

Una de las razones por las que se mezclan las finanzas personales con las de los negocios es porque los emprendedores no definen cuál será su sueldo y van disponiendo del dinero de la empresa conforme es posible. Tú también necesitas dinero para pagar las cuentas propias. Y como no puedes dejar de pagar hipoteca o renta, los recibos y tus comidas (como mínimo), debes también asignarte un sueldo como a los demás empleados. Esto también te ayudará a darle un valor a lo que haces ya que, aunque seas el dueño o socio, también trabajas para él.

3. No ahorrar nada de las ganancias.

Cuando empiezas a ver fruto de tu negocio pasan dos cosas: te lo gastas o reinviertes todo; sin embargo esos son los peores errores. ¿Por qué? Aunque quisiéramos las ganancias de un negocio no son las mismas todo el año, así que debes crear un fondo de emergencias para cuando estas sean menos del promedio, siempre hay que siempre se tienen que pagar. No importa el porcentaje, pero ahorra mes con mes.

4.  No hacer un presupuesto de tu negocio.

Si no sabes cuáles son tus gastos y tus ingresos promedio, es muy probable que tu negocio no funcione. Es por eso que, así como en tu presupuesto personal, en tu negocio apliques lo aprendido en Consumo Inteligente: anotar mes con mes todos los gastos para que conozcas el monto que necesitas para operar y los ingresos que tienes que estar generando para solventarlos. De no hacerlo, puedes tener un desbalance, que las cuentas no cuadren y corras el riesgo de no poder seguir operando.

5. Tener opciones de pago limitadas para tus clientes.

Tener diferentes medios de pago puede ser un determinante para que un cliente regrese a consumir tu producto o servicio, por eso es muy importante que tengas alternativas para recibir pagos electrónicos (transferencias, pagos con tarjetas o incluso dinero móvil). También está probado que al tener pagos electrónicos puedes aumentar el ticket promedio de ventas. De alguna manera los pagos electrónicos son un “plus” en el servicio, pues le estás dando a tu cliente más opciones, así que considéralo en tu emprendimiento.